Facebook Twitter Google +1     Admin

Una tarde cualquiera, una conversación normal.

20170207195135-img-20150324-wa0000.jpg

Una tarde cualquiera, en medio de una conversación, surgió la pregunta:

-¿Qué quieres?- preguntó él.

¿Qué quiero? Quiero pasión, deseo y lujuria. Quiero a esa persona que es capaz de revolverme las entrañas con solo una mirada.  Esa que sabe guiarme silenciosa hasta donde ni yo misma pensé jamás que pudiera llegar. Esa con la que no necesitas hablar, pero que siempre está presente. Esa que se preocupa por ti, por su bien más preciado.

Quiero tardes de risas y llantos, juntos a pesar de todo. Quiero esa complicidad que tuvimos y de la que tanto disfrutamos, esa que me hacía adelantarme a cualquier deseo.

Quiero rutinas, protocolos y normas, que me recuerden a cada instante que hay alguien ahí que me desea y que piensa en mí.

Quiero que sin motivo me rodees con los brazos y me transmitas lo que sientes. Quiero que me reconfortes tras una dura sesión, o simplemente estés ahí en un mal día.  Yo lo estaré.

Quiero que no reprimas tus sentimientos conmigo, quiero que confíes y quiero hacerte entender que cualquier cosa que me cuentes importa.

Quiero confianza, sinceridad y seguridad. Quiero poder decirte todas esas cosas que pienso y se me pasan por la cabeza, las buenas y las no tan buenas. No tener miedo a hablarte por no molestar. No tener miedo a decirte que te echo de menos por no querer agobiar.

Quiero juegos, cuerdas, cera, varas…quiero lo que tú quieras y quiero disfrutarlo contigo. Quiero abandonarme a tus retorcidas ideas y no tener miedo. No pensar, solo cerrar los ojos, confiar y disfrutar. Quiero que sepas que yo lo deseo tanto como tú.

Quiero hacer sin pensar, vivir cada instante y que todo fluya. Sesiones de horas que parecen segundos. Un pellizco cómplice en medio de la gente. Un mordisco intenso cuando nadie lo espera. Un lamentón a traición que me dé escalofríos.

Quiero esas ocurrencias locas que los dos disfrutamos y el resto no pueden ni imaginar. Esas experiencias que solo tú y yo conocemos. Crear historias y vivir experiencias fuera de la rutina.

Quiero crecer y aprender más de ti, de tus gustos, tus deseos, tus fantasías y tus miedos. Quiero compartir los míos y hacer realidad lo que en mi mente es solo un sueño.

Quiero un “me acordé de ti” a las 2 de la mañana y un “mastúrbate para mí que quiero recrearme”.

Quiero que nunca falten las ganas, las ganas de abrazar, las ganas de jugar, las ganas de usar, las ganas de complacer, las ganas de más.

Quiero hacerte reír, quiero hacerte sentir feliz, quiero que estés contento y satisfecho de lo que tú mismo moldeas y creas. Que mires con orgullo y pienses “es mía”.

En definitiva, quiero sentirme tuya, quiero que seas mi Amo y compañero, y yo tu sumisa.

¿Y tú? ¿Quieres ser mi Amo?

-¿Que qué quiero? No lo sé. Nada en especial supongo.- contestó ella.

Y como una tarde cualquiera, en medio de una conversación, todas las ideas que abarrotaban su mente se negaron a salir.

Martes, 07 de Febrero de 2017 19:51 unasumisa #. Escritos

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: LIBRE RAL

Quieres que uno más uno nunca sumen dos.

Fecha: 27/05/2018 22:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris